Escape

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Skip Navigation

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Dominio limitado del inglés 

Cerca de una de cuatro mujeres en los Estados Unidos reporta experimentar violencia doméstica en algún momento de su vida. Las sobrevivientes inmigrantes a menudo no reciben los servicios de apoyo que tienen garantizados.

Bajo el Título VI de la Ley de Derechos Civiles de 1964, todas las organizaciones que reciben fondos federales deben tomar medidas razonables para asegurar acceso significativo a individuos con dominio limitado del inglés (LEP, por sus siglas en inglés). Personas con LEP son aquellas que no hablan inglés como su primer idioma y tienen habilidad limitada para leer, escribir, hablar o entender inglés.

De acuerdo con el Censo Estadounidense, cerca del 20% de las personas mayores de cinco años que viven en este país hablan un lenguaje que no es inglés y no hablan muy bien el inglés. Para poder llevar a cabo un planeamiento de seguridad  mejorado, asegurar acceso significativo a los servicios y proveer información crítica para asistir a las víctimas a tomar decisiones, es imperativo para Casa de Esperanza y todos aquellos que asisten a las víctimas de violencia doméstica, superar las barreras de lenguaje existentes.

El primer paso para las organizaciones que reciben fondos federales que buscan garantizar acceso significativo a individuos con LEP involucra una evaluación individualizada que balancea cuatro factores:

  1. El número o proporción de personas con LEP que son elegibles para recibir servicios o que tienen la posibilidad de ser encontradas por el programa
  2. La frecuencia con la que individuos con LEP están en contacto con el programa
  3. La naturaleza y la importancia en la vida de las personas del programa, actividad o servicio proveído
  4. Los recursos disponibles para la/el beneficiari@s o  agencia, así como los costos

Una vez que se entienden claramente las necesidades, recursos y efectos de la organización, un plan para personas con LEP puede ser implementado e integrado a los programas ya existentes. Los siguientes representan aspectos claves para un plan LEP efectivo:

  • Perfil demográfico de la comunidad
  • Proceso para identificar a personas con LEP que necesitan asistencia con el lenguaje
  • Identificar maneras en las que la asistencia con el lenguaje sea de alta calidad
  • Entrenamiento del personal y voluntari@s
  • Divulgación y educación
  • Monitoreo y actualización de las políticas LEP

Los elementos mencionados arriba ayudan a asegurar un plan con objetivos claros pero flexible, capaz de cambiar para ajustarse a las necesidades de las personas a las que sirve. Sin embargo, es importante recordar que las barreras del lenguaje no existen sólo en la organización, sino que se miran ampliamente a través de los Estados Unidos. Ser un/a intercesor/a para proveer acceso completo al lenguaje en las áreas de la corte, las agencias del orden público,  los servicios de salud y todos los otros programas en su jurisdicción es igualmente importante cuando se asiste a individuos con LEP.

Casa de Esperanza provee los siguientes servicios, sin importar el estado migratorio de los individuos o  su dominio del inglés:

  • Consejería de crisis y programas de intervención
  • Servicios de protección para niñ@s y adultos
  • Prevención de la violencia y el abuso
  • Asistencia para las víctimas de violencia doméstica y otras actividades criminales
  • Refugio a corto plazo o asistencia para vivienda para los desamparados, víctimas de violencia doméstica, o para niñ@s que se escapan/huyen de la casa, que son abusad@s o abandonad@s
  • Programas o asistencia para ayudar a individuos durante situaciones adversas del tiempo

La comunicación precisa y efectiva es crítica en situaciones de violencia doméstica. Sólo al practicar consistentemente la competencia cultural y lingüística, podremos ayudar a proteger la seguridad de todas las víctimas.

Para más información o para ver las directrices de la política LEP emitidas por el Departamento de Justicia, HSS, HUD y otras agencias federales a los destinatarios de fondos federales, haga clic aquí.