Escape

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Skip Navigation

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

1 de 3

mujeres latinas ha experimentado violencia

 

Mientras el número de los estudios que examinan la violencia causada por la pareja íntima (IPV, por sus siglas en inglés) en la población latina está aumentando, la investigación sobre este tema continúa siendo limitada en cantidad y amplitud. Hemos compilado lo que consideramos es la información más actualizada sobre este tema y la resumimos a continuación.

Prevalencia y ocurrencia de la IPV

Las estadísticas nacionales sobre las mujeres que han experimentado IPV en los Estados Unidos representan estimados que pueden variar según los diferentes métodos de recolección de datos. Las diversas estrategias usadas por l@s investigadores/as para recolectar datos (por ej. entrevistas por teléfono vs. en persona), las preguntas específicas que se hacen (por ej. número de actos de violencia física vs. el contexto de la violencia), y las condiciones sociales/comunitarias donde se conduce el estudio (por ej. nuevas leyes migratorias) afectan los resultados del mismo. Para l@s latin@s, el lenguaje en el cual se conduce el estudio (incluyendo el uso de las variaciones del idioma español) puede también afectar los resultados. A continuación presentamos la información predominante más reciente que se ha publicado sobre las poblaciones latinas. Es importante recordar, sin embargo, que estos resultados deben ser considerados dentro del contexto de lo discutido anteriormente, y pueden ser limitados en sus representaciones.

63%

de las mujeres victimizadas ha experimentado más de una victimización

  • Aproximadamente 1 de cada 3 mujeres hispanas/latinas (29.7% - 37.1%) ha experimentado violencia física de parte de su pareja íntima en algún momento de su vida. También sabemos que  1 de cada 12 mujeres hispanas/latinas (8.1%) ha experimentado este tipo de violencia en los últimos 12 meses12,13

  • Esta tasa es aproximadamente la misma para mujeres de otras razas/grupos étnicos. De hecho, un estudio reciente encontró que no hay una diferencia significativa entre los grupos raciales una vez que se toma en cuenta el estatus socioeconómico4.

  • Las tasas reportadas de IPV son menos entre inmigrantes mexicanas (13.4%) que las de las de las personas de ascendencia mexicana nacidas en los Estados Unidos (16.7%)1.

  • Estas diferencias son consistentes con otros estudios que examinan los resultados físicos y mentales31, los logos académicos29 y la drogadicción18. Esta sorprendente fortaleza de los grupos inmigrantes a pesar de las dificultades sociales y económicas que enfrentan ha sido llamada la paradoja del inmigrante33. También hay diferencias entre los latinos según su país de origen y nivel de aculturación; más años en los EEUU predice resultados de salud más pobres. La aparente naturaleza protectora de ser un inmigrante es objeto de estudio de varios estudios actuales29,31.

  • Las mujeres inmigrantes (incluyendo las latinas) que están casadas son más propensas a experimentar IPV que aquellas que son solteras6.

  • Un estudio que incluyó a 2,000 latinas encontró que el 63.1% de las mujeres que identificaron haber sido victimizadas durante su vida (por ej. victimización interpersonal que incluye acecho, agresiones físicas durante la niñez, amenazas, agresión sexual, intentos de agresión sexual, etc.) reportaron haber experimentado más de una victimización, para un promedio de 2.56 victimizaciones5.

  • En una muestra de 300 latinas embarazadas, la IPV durante el embarazo fue reportada como 10% de abuso físico y 19% de abuso emocional14.

  • La investigación está comenzando a documentar IPV entre latin@s que está relacionada con el trabajo. Un estudio reportó estrategias abusivas tales como vigilancia en el trabajo, acoso en el trabajo, así como tácticas para interrumpir el trabajo. Sin embargo, también encontraron estrategias que eran únicas en la muestra latina, tales como negarles acceso a la licencia de conducir, mentir sobre las opciones para los planes del cuidado de niños y mandar temporalmente la pareja a su país de orignen13.